Esta receta es ideal como postre cuando se tienen invitados, ya que queda un plato muy bien decorado, es original y además es buenísimo.

ingredientes:

  • higos
  • Pasta para hacer los buñuelos (1 huevo, leche, harina, levadura en polvo, aceite y una pizca de sal)
  • Crema de leche
  • Anís
  • azúcar

elaboración:

Se pelan los higos y se cortan en cuartos o en mitades, según el tamaño del higo.

Se prepara la masa del buñuelo de la siguiente forma:

En un vuelo, se bate el huevo y se mezclan todos los ingredientes de hacer la masa. Las proporciones y la cantidad depende del número de buñuelos que se hayan de hacer y de cómo nos guste la masa. En principio debe quedar espesa pero suficientemente líquida como para permitir bañarse los higos.

Una vez bañadas los higos en la masa, se ponen a freír en aceite bien caliente (yo lo hago en la freidora).

Cuando los buñuelos son dorados, se sacan y se espolvorea con azúcar.

Para servir, se ponen 4 ó 5 buñuelos en un plato, se riega con crema de leche (en la que habremos añadido unas gotas de anís) y se decora con una hoja de menta o con algo que dé color.

Se come a continuación. Los buñuelos se pueden comer fríos o calientes. De las dos maneras son igual de buenos.